Published by: 0

¡Argentina es el paraíso de los carnívoros! No hay lugar en este mundo donde vas a conseguir mejor carne que acá.

parrillas buenos airesLas vacas argentinas se crían en grandes llanuras abiertas alimentándose de la hierba y tienen mucho espacio para caminar. Esto es muy diferente a los corrales que son la regla común en otros países, lo que hace que la calidad de la carne argentina sea superior. Un bife argentino no tendrá casi grasa por lo que es más fresco y sabroso.

Pero eso no es todo, en la Argentina la carne siempre se cocina con carbón (¡nunca con gas!) y en una parrilla que es un asador con forma de pequeña chimenea típica de argentina y diferente a donde se asa la carne en otros países.

El asado argentino clásico (carne asada) se prepara en casa o se sirve en restaurantes llamados Parrillas. Si querés ir a una, ¡seguí esta guía!

malbec vinoPaso nº1 : elegí un buen vino

La experiencia del bife no está completa sin un buen vino argentino. El rojo va con el rojo, y el mejor vino tinto argentino es el Malbec. Adorado en todo el mundo, el Malbec argentino de la provincia de Mendoza no es sólo una maravilla por sí misma sino también ¡el compañero perfecto para tu asado!

achurasPaso nº 2: achuras como primer plato

Tenés que comenzar tu comida con las achuras: los órganos de la vaca. Este va a ser tu primer plato. Puede ser chinchulines (intestinos), mollejas, riñones, morcilla o chorizo ​​clásico (salchicha de cerdo). Podés elegir uno de estos o pedir una provoleta (queso provolone preparado en la parrilla). Los riñones a la provenzal también son un clásico.

 

Paso no. 3 – Comienza el espectáculo: ¡pedí tu bife!

(Podés pedir una ensalada clásica de lechuga y tomate para acompañarlo)

Así que ahora para el segundo plato vas a elegir el corte de vaca que te guste. Podés ir por la tira de asado (costilla), la entraña (fina y blanda), el bife de chorizo (un generoso y grueso filete de carne) ​​o el glorioso bife de lomo (el corte principal, bien tierno y sabroso), entre otros. Todos tendrán características diferentes según la parte de la vaca de la que se tomaron. Lo mejor va a ser que le preguntes al mozo para que te aconseje una buena elección. No te olvides de elegir el punto de cocción: jugoso (jugoso, crudo), a punto (casi a punto de ser cocido) o cocido (cocinado, nada crudo).

Bonus extra: ¿algo más?

Si después de este viaje al cielo todavía tenés espacio para más, podés terminar con un buen postre. La mayoría de las parrillas sirven flan clásico con dulce de leche o budín de pan. ¡Un buen café será el mejor final para la experiencia!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *